¿Cómo convertirme en emprendedor mientras soy empleado?

Esta es una forma de hacer justo lo que busco, emprender con la mano izquierda, mientras aún eres empleado…. Interesante el concepto del mínimo esfuerzo de Carlos, búsquenlo en su blog.

echando a perder se emprende

CONSULTA

Hola Carlos:

Te escribo porque quiero contarte mi actualidad. He comenzado mis prácticas profesionales de Ingeniería Industrial desde hace 3 meses y he caído cuenta de algo muy importante: como dices tú: “Lo malo no es ser empleado, lo malo es serlo toda la vida”. He proyectado mi carrera (reflejada en la de mis superiores, ingenieros consagrados a la empresa por 10, 15 o hasta 20 años, especialistas en sus áreas). Y creo que aunque llevo poco en éste ambiente, comparto contigo esas ganas de desarrollarme en otro ámbito; ser un empresario freelancer como tu lo propones.

La verdad no me veo como un ingeniero especialista en un área, viviendo toda la vida para la industria.  Desde que te comencé a leer me ha llamado la atención el trabajo que realizas, así que quisiera que, de tus vivas letras en un mail, me aconsejes algo para hacer en mi corta carrera.

Saludos…

Ver la entrada original 431 palabras más

Quién es este empleado?

Soy un ingeniero mexicano de clase media, proveniente de una familia de trabajadores, mi padre y madre formaron sus propios negocios y los trabajaron desde que tengo memoria, siempre añoraron dar educación profesional a sus tres hijos y lo lograron.

Así fue que tras graduarme como ingeniero en una de las universidades más prestigiadas del país, con experiencia informal como comerciante en negocios familiares y habiendo trabajado más de la mitad de la carrera como becario en una de las compañías transnacionales más grandes, empezaba mi carrera laboral con el deseo de empezar mi propia empresa, como desde niño había soñado, pero deslumbrado y curioso por el flamante mundo corporativo.

Empece, como tantos otros, con la idea de hacer algo de capital para empezar la aventura, no contaba con la seducción de la comodidad, con el sentimiento de realización profesional que se vive al competir y crecer dentro de un monstruo corporativo, tampoco contaba con lo absorbente que sería de mi energía, tiempo y vida, que ahí encontraría a mis nuevos mejores amigos, a mi esposa y a grandes personas. Sin duda no sabía en lo que me metía al convertirme en empleado.